Apendicitis

Volver a la página de resumen

Definición y hechos

En esta sección:

¿Qué es la apendicitis?

La apendicitis es una inflamación del apéndice, una bolsa en forma de dedo adherida al intestino grueso. El apéndice está en la parte inferior derecha del abdomen o estómago.

Ilustración del abdomen mostrando la posición del apéndice y del colon El apéndice está en la parte inferior derecha del abdomen, cerca de donde el intestino delgado se une al intestino grueso.

¿Cuán común es la apendicitis?

En los Estados Unidos, la apendicitis es la causa más común de dolor abdominal agudo por el cual se necesita cirugía. Alrededor de 5 a 9 de cada 100 personas desarrollan apendicitis en algún momento.1

¿Quién tiene más probabilidad de desarrollar apendicitis?

La apendicitis es un poco más común en los hombres que en las mujeres. Se presenta con mayor frecuencia entre la adolescencia y antes de los 30 años, pero podría presentarse a cualquier edad, incluso en adultos mayores.1

¿Cuáles son las complicaciones de la apendicitis?

Si se deja sin tratar, la apendicitis puede hacer que se reviente el apéndice. Un apéndice reventado podría causar complicaciones. La peritonitis, una de esas complicaciones, es una infección grave que se puede propagar en el abdomen. Otra posible complicación es un absceso en el apéndice conocido como absceso apendicular.

Bibliografía

Síntomas y causas

¿Cuáles son los síntomas de la apendicitis?

El síntoma más común de la apendicitis es dolor en el abdomen o estómago. Si una persona tiene apendicitis, el dolor en el abdomen podría:

  • empezar cerca del ombligo y moverse hacia abajo y hacia la derecha
  • empezar repentinamente e incluso despertar a la persona si está durmiendo
  • empeorar cuando la persona se mueve, respira profundamente, tose o estornuda
  • ser intenso y sentirse diferente a cualquier otro dolor que la persona haya experimentado
  • presentarse antes que otros síntomas y empeorar en cuestión de horas

Un joven haciendo un gesto de dolor y con la mano en el estómagoEl síntoma más común de la apendicitis es el dolor abdominal, que podría sentirse diferente a cualquier otro dolor que la persona haya experimentado.

Otros síntomas de la apendicitis podrían incluir:

  • inapetencia
  • náuseas o vómito
  • fiebre
  • inflamación en el abdomen

Sin embargo, puede que algunas personas que tienen apendicitis, especialmente los niños, no presenten ninguno de estos síntomas típicos.2 La persona debe consultar con el médico de inmediato si ella o su hijo experimentan dolor o molestias. Un médico puede evaluar los síntomas y proporcionar un diagnóstico o determinar otras posibles razones de las complicaciones.

Algunas personas con apendicitis podrían además presentar problemas intestinales, como:

  • imposibilidad de expulsar gases
  • estreñimiento o diarrea
  • sensación de que al tener una evacuación intestinal se aliviará la incomodidad

¿Qué causa la apendicitis?

La apendicitis puede tener más de una causa. En muchos casos, la causa no está clara. Las posibles causas incluyen:

  • heces endurecidas o crecimientos que pueden bloquear la abertura dentro del apéndice
  • tejido agrandado en la pared del apéndice, causado por una infección en el aparato digestivo o en otra parte del cuerpo
  • enfermedad intestinal inflamatoria

¿Cuándo debe una persona consultar con el médico?

La apendicitis es una emergencia médica que requiere atención inmediata. Si una persona cree que ella o su hijo tiene apendicitis, debe consultar con el médico o ir a la sala de emergencias de inmediato. El médico puede ayudar a tratar la apendicitis, aminorar los síntomas y reducir la probabilidad de que haya complicaciones.

Bibliografía

Diagnóstico

¿Cómo diagnostican los médicos la apendicitis?

Para diagnosticar la apendicitis, el médico revisará los síntomas y la historia clínica del paciente, hará un examen físico y pedirá pruebas de laboratorio y de diagnóstico por la imagen.

Historia clínica

El médico hará preguntas para ayudar a descartar otros problemas de salud. Querrá saber:

  • cuándo comenzó el dolor abdominal, cuán fuerte es y dónde se ubica exactamente
  • cuándo comenzaron los otros síntomas
  • qué otras afecciones médicas, enfermedades y operaciones ha tenido el paciente
  • si toma medicamentos o alcohol

Examen físico

Durante el examen físico, el médico verificará si el paciente tiene dolor en la parte inferior derecha del abdomen. Podría:

  • presionar suavemente o mover todas las áreas del abdomen
  • presionar la rodilla derecha mientras el paciente levanta la pierna
  • flexionar y girar la pierna mientras el paciente está acostado sobre su lado izquierdo

El médico podría también:

  • escuchar los sonidos dentro del abdomen del paciente con un estetoscopio
  • hacer un tacto rectal
  • hacer un examen pélvico

Análisis de laboratorio

Para saber si el dolor abdominal del paciente es apendicitis o no, el médico podría ordenar:

Pruebas de diagnóstico por la imagen

El médico podría usar pruebas de diagnóstico por la imagen para determinar si el dolor lo está causando una apendicitis.

  • La ecografía abdominal usa ondas de sonido para crear una imagen de los órganos internos. Una ecografía no usa rayos X ni expone al paciente a radiación. Los médicos usan una ecografía como primera prueba de diagnóstico por la imagen cuando buscan una posible apendicitis en bebés, niños, adultos jóvenes y mujeres embarazadas.
  • Las exploraciones con imágenes por resonancia magnética (IRM) toman imágenes de los órganos internos y los tejidos blandos del cuerpo sin usar rayos X. Los médicos pueden usar una resonancia magnética como una alternativa segura y confiable a una tomografía computarizada (TC).3
  • Las exploraciones con tomografías computarizadas (TC) combinan rayos X y la tecnología informática para crear imágenes. Si se trata de una mujer en edad de procrear, debe hacerse una prueba de embarazo antes de la tomografía computarizada. La radiación de las tomografías computarizadas puede afectar al feto en desarrollo. En los niños, para disminuir la exposición a la radiación, se recomienda una tomografía computarizada solo después de la ecografía y la resonancia magnética.

Las pruebas de diagnóstico por la imagen pueden mostrar si la causa del dolor abdominal es una obstrucción dentro del apéndice, un apéndice agrandado o reventado, inflamación, un absceso u otra cosa.

Las pruebas de diagnóstico por la imagen pueden además mostrar si la causa del dolor abdominal y otros síntomas no es apendicitis, sino otras afecciones como:

Bibliografía

Tratamiento

En esta sección:

¿Cómo tratan los médicos la apendicitis?

Los médicos suelen tratar la apendicitis extrayendo el apéndice. Esta cirugía se conoce como apendicectomía. Los cirujanos hacen la operación con anestesia general en un hospital. El médico recomendará la cirugía si el paciente tiene dolor abdominal continuo o prolongado y fiebre, o si muestra señales de un apéndice reventado e infección. La cirugía inmediata disminuye la probabilidad de que el apéndice se reviente y cause otras complicaciones de salud.

Un cirujano tiene dos opciones para extirpar el apéndice.

  • Cirugía laparoscópica, en la que el médico hace una pequeña incisión, o corte, en el abdomen e inserta un laparoscopio (un tubo delgado con una pequeña cámara de video y una luz conectada) para ver el interior del abdomen. Los cirujanos pueden hacer una o más incisiones pequeñas adicionales e insertar herramientas para extraer o reparar órganos y tejidos.
  • Laparotomía abierta, en la que el cirujano usa una sola incisión más grande en la parte inferior derecha del abdomen.

La cirugía laparoscópica es cada vez más común. Generalmente causa menos complicaciones, como infecciones hospitalarias, y tiene un tiempo de recuperación más corto. El cirujano, después de examinar la afección e historia clínica del paciente, le recomendará el método más eficaz.

¿Qué pasa si el cirujano encuentra un apéndice normal?

En algunos casos, el cirujano podría encontrar un apéndice normal durante la cirugía. Si esto sucede, algunos cirujanos extirpan el apéndice para que el paciente no presente apendicitis en el futuro. A veces, los cirujanos encuentran un problema diferente y pueden corregirlo durante la cirugía.

¿Pueden los médicos tratar la apendicitis sin cirugía?

A cualquier persona que pudiera tener apendicitis se le administran antibióticos antes de la cirugía. Puede que algunas personas mejoren con los antibióticos y no necesiten cirugía.

Algunos casos leves de apendicitis podrían tratarse solo con antibióticos. Los investigadores están estudiando quiénes podrían evitar la cirugía de manera segura con base en sus síntomas, los resultados de las pruebas, la salud y la edad; sin embargo, la cirugía sigue siendo el tratamiento de referencia.

¿Cómo tratan los médicos las complicaciones de un apéndice reventado?

El tratamiento de las complicaciones de un apéndice reventado dependerá de qué tipo de complicación se presente: peritonitis o un absceso.

Peritonitis

Si el paciente no recibe tratamiento rápidamente, la peritonitis puede poner en peligro su vida. En la mayoría de los casos, un cirujano hará inmediatamente una laparotomía: primero, para limpiar el interior del abdomen para prevenir infecciones y luego para extirpar el apéndice.

Absceso

Los médicos suelen drenar el pus de un absceso para que sane.

¿Qué complicaciones podrían presentarse después de una apendicectomía?

La cirugía para extirpar el apéndice generalmente es segura. Sin embargo, es posible que se presenten complicaciones. Las complicaciones después de una cirugía laparoscópica o una laparotomía abierta podrían incluir:

  • infección en el sitio donde se hizo la cirugía
  • un absceso que se forma dentro del abdomen
  • una fístula, o pasaje anormal, que se forma entre el intestino o el estómago y la piel
  • una obstrucción del intestino delgado
  • íleo, un trastorno en el cual el intestino no funciona correctamente
  • adherencias abdominales, o bandas de tejido similar a una cicatriz que se forman dentro del abdomen

¿Qué debería esperar el paciente después de la cirugía para tratar la apendicitis?

Después de la cirugía, es probable que el paciente se recupere por completo de la apendicitis y no necesite hacer cambios en su dieta, ejercicio o estilo de vida. Los cirujanos generalmente recomiendan que se limite la actividad física durante los primeros 3 a 5 días después de la cirugía laparoscópica y durante los primeros 10 a 14 días después de una laparotomía. El paciente debe consultar con el cirujano sobre su plan de recuperación.

Ensayos clínicos

El NIDDK realiza y respalda ensayos clínicos de muchas enfermedades y afecciones, incluidas las enfermedades digestivas. Los ensayos clínicos buscan nuevas formas de prevenir, detectar o tratar enfermedades y mejorar la calidad de vida.

¿Qué son los ensayos clínicos para la apendicitis?

Los ensayos clínicos y otros tipos de estudios clínicos (en inglés) forman parte de la investigación médica e involucran a personas como usted. Cuando una persona se ofrece como voluntaria para participar en un estudio clínico, está ayudando a los profesionales del cuidado de la salud e investigadores a conocer más sobre la enfermedad y a mejorar la atención médica para las personas en el futuro.

Los investigadores están estudiando muchos aspectos de la apendicitis, como mejorar el diagnóstico y el tratamiento.

Investigue si los ensayos clínicos son adecuados para usted.

Mire un video del Dr. Griffin P. Rodgers, director del NIDDK, que explica la importancia de participar en los ensayos clínicos.

¿Qué estudios clínicos para la apendicitis están buscando participantes?

En www.ClinicalTrials.gov (en inglés) puede encontrar estudios clínicos para la apendicitis. Además de buscar los estudios patrocinados por el gobierno federal, puede ampliar o reducir su búsqueda para incluir estudios clínicos de la industria, universidades e individuos; sin embargo, los NIH no revisan estos estudios ni pueden garantizar que sean seguros. Antes de participar en un estudio clínico, debe consultar siempre con su profesional del cuidado de la salud.

Última revisión Julio de 2021
Compartir esta página
Facebook Twitter Correo electrónico WhatsApp LinkedIn Reddit Pinterest

This content is provided as a service of the National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK), part of the National Institutes of Health. The NIDDK translates and disseminates research findings to increase knowledge and understanding about health and disease among patients, health professionals, and the public. Content produced by the NIDDK is carefully reviewed by NIDDK scientists and other experts.

El NIDDK quisiera agradecer a:
Thomas H. Chun, M.D., M.P.H., Hasbro Children’s Hospital