Reflujo gástrico (RGE y ERGE) en bebés

Volver a la página de resumen

Definición y hechos

En esta sección:

¿Qué es el reflujo gastroesofágico?

El reflujo gastroesofágico se presenta cuando el contenido del estómago se devuelve al esófago. A menudo causa regurgitaciones (el contenido del estómago sube por el esófago y llega a la garganta o a la boca) y vómito. La regurgitación y el vómito son normales en los bebés menores de 1 año.

Bebé con vómito en la barbilla.En los bebés, el reflujo gastroesofágico a menudo causa regurgitación y vómito.

¿Se conoce el reflujo gastroesofágico por otro nombre?

Los médicos también se refieren al reflujo gastroesofágico en bebés como:

  • indigestión gástrica
  • reflujo gástrico
  • regurgitación gástrica
  • acidez
  • reflujo
  • vómito

¿Cuán común es el reflujo gastroesofágico en bebés?

El reflujo gastroesofágico y la regurgitación son frecuentes en los bebés. La regurgitación podría presentase una o más veces al día y es más común en bebés menores de 6 meses.1 Aproximadamente del 70 al 85 por ciento de los bebés tienen regurgitación diaria a partir de los 2 meses de nacidos.2 La mayoría de los niños ya no tienen síntomas de reflujo gastroesofágico a partir de los 12 o 14 meses de nacidos.1

¿Qué es la enfermedad por reflujo gastroesofágico?

La enfermedad por reflujo gastroesofágico es una afección más grave y duradera en la cual, el reflujo gastroesofágico causa síntomas repetidos molestos o complicaciones. Sin embargo, a los médicos y cuidadores se les podría dificultar determinar si los síntomas del bebé son molestos y si la causa de los síntomas es el reflujo gastroesofágico o alguna otra cosa.

Si se cree que el bebé tiene enfermedad por reflujo gastroesofágico, se debe llevar a consulta con un médico o un pediatra.

¿Cuán común es la enfermedad por reflujo gastroesofágico en bebés?

Los expertos no están seguros de cuán común es la enfermedad por reflujo gastroesofágico en bebés porque la afección es difícil de diagnosticar.

¿Cuáles bebés tienen más probabilidad de desarrollar la enfermedad por reflujo gastroesofágico?

Cualquier bebé puede desarrollar la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Es más común en los bebés prematuros. Los bebés con ciertas afecciones de salud que afectan el esófago, el sistema nervioso o los pulmones también son más propensos a desarrollar esta enfermedad.

¿Cuáles son las complicaciones de la enfermedad por reflujo gastroesofágico en bebés?

Los bebés con enfermedad por reflujo gastroesofágico podrían desarrollar complicaciones como esofagitis, poco aumento de peso y complicaciones fuera del esófago. Sin embargo, algunas de estas complicaciones podrían ser señales de otras afecciones no relacionadas que afectan a los bebés. Los médicos podrían buscar problemas de salud distintos a la enfermedad por reflujo gastroesofágico que puedan estar causando estas complicaciones.

Esofagitis

La esofagitis es la inflamación del esófago. La esofagitis podría causar úlceras en el revestimiento del esófago y sangrado. Con el tiempo, la esofagitis crónica podría aumentar la probabilidad de desarrollar estenosis esofágica y esófago de Barrett (en inglés).

Poco aumento de peso

Los bebés con enfermedad por reflujo gastroesofágico pueden vomitar la comida con frecuencia o negarse a comer. Estos síntomas pueden hacer que el bebé gane menos peso de lo esperado o que se adelgace.

Complicaciones fuera del esófago

Algunos bebés con enfermedad por reflujo gastroesofágico desarrollan complicaciones fuera del esófago, en la boca, la garganta o los pulmones. Estas complicaciones podrían incluir:

  • tos
  • laringitis, es decir inflamación de la caja laríngea que puede causar pérdida de voz a corto plazo
  • neumonía que se repite
  • sibilancias, es decir un silbido agudo que se produce al respirar

Bibliografía

Síntomas y causas

¿Cuáles son los síntomas del reflujo gastroesofágico y de la enfermedad por reflujo gastroesofágico en bebés?

En los bebés, el reflujo gastroesofágico (RGE) comúnmente causa:

  • regurgitación o contenido del estómago que se devuelve a través del esófago y llega a la garganta o a la boca
  • vómito

Los bebés con enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) podrían regurgitar y vomitar junto con otras señales y síntomas, como:

  • arqueamiento de la espalda y movimientos anormales del cuello y el mentón
  • asfixia, náuseas o problemas para tragar
  • irritabilidad, particularmente cuando ocurre con regurgitación
  • inapetencia o negarse a comer
  • complicaciones, como un escaso aumento de peso, tos, o sibilancias
  • vómito

Sin embargo, muchas afecciones distintas a la enfermedad por reflujo gastroesofágico pueden causar síntomas similares. Los médicos podrían recomendar pruebas para buscar otros problemas de salud antes de diagnosticar la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Se debe consultar con un médico de inmediato si el bebé presenta señales o síntomas que podrían estar relacionados con un problema de salud grave diferente a la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Por ejemplo:

  • llora más de lo habitual o está extremadamente irritable
  • tiene retraso en el desarrollo, lo que significa que pesa menos o su peso aumenta menos de lo esperado para su edad
  • tiene dificultad para respirar
  • tiene problemas de deglución
  • tiene señales de hemorragia en el tubo digestivo, como:
    • vómito que contiene sangre o parece granos de café
    • sangrado rectal o heces que contienen sangre
  • señales de deshidratación, como no mojar los pañales durante 3 horas o más, o falta de energía
  • vómito 
    • en grandes cantidades
    • por lo general con mucha fuerza, también conocido como vómito en proyectil
    • con bilis, lo que hace que el vómito sea de color verde o amarillo
  • vómito o regurgitaciones que comienzan cuando el bebé tiene menos de 2 semanas o más de 6 meses de nacido.3

¿Qué causa el reflujo gastroesofágico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico en bebés?

Los expertos creen que varios factores causan reflujo gastroesofágico en bebés. Por ejemplo, en los primeros 6 meses de nacidos, los bebés pasan gran parte de su tiempo acostados y su esófago y esfínter esofágico inferior no están completamente desarrollados.4,5 También comen comidas que son principalmente líquidas y más grandes, en relación con el tamaño de su cuerpo, que las de los niños mayores o los adultos. Estos factores hacen que sea más probable que el contenido del estómago se devuelva al esófago. A medida que los bebés pasan más tiempo erguidos, comen más alimentos sólidos y crecen y se desarrollan, por lo general experimentan menos reflujo gastroesofágico.

Bebé más grande caminando agarrado de la mano de uno de sus padres.A medida que los bebés crecen y se desarrollan, generalmente experimentan menos reflujo gastroesofágico.

Los expertos todavía están estudiando por qué algunos bebés desarrollan la enfermedad por reflujo gastroesofágico, una afección en la cual el reflujo gastroesofágico causa síntomas repetidos y molestos o complicaciones. Varios factores distintos podrían influir. Por ejemplo, los bebés con enfermedad por reflujo gastroesofágico podrían tener problemas con el funcionamiento del esfínter esofágico inferior, tener más reflujo gástrico o sentir más malestar cuando se presenta el reflujo gastroesofágico.

Los bebés tienen más probabilidad de desarrollar la enfermedad por reflujo gastroesofágico si tienen ciertas afecciones de salud, como:

  • haber nacido prematuramente
  • aquellas que afectan los pulmones, como fibrosis quística (en inglés)
  • aquellas que afectan el sistema nervioso, como parálisis cerebral
  • hernia hiatal, una afección en la cual la abertura en el diafragma permite que la parte superior del estómago se desplace hacia el pecho
  • cirugía previa para corregir la atresia esofágica (en inglés), un tipo de defecto de nacimiento

Bibliografía

Diagnóstico

¿Cómo diagnostican los médicos el reflujo gastroesofágico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico en bebés?

En la mayoría de los casos, para diagnosticar el reflujo gastroesofágico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico los médicos revisan los síntomas y la historia clínica del bebé. Si los síntomas sugieren que el bebé tiene reflujo gastroesofágico o enfermedad por reflujo gastroesofágico, los médicos podrían recomendar tratamiento con cambios en el estilo de vida antes de ordenar pruebas o recetar medicamentos.

Si los síntomas sugieren que el bebé podría tener una complicación de la enfermedad por reflujo gastroesofágico o un problema de salud distinto a esta enfermedad, los médicos podrían recomendar unas pruebas. También podrían recomendar pruebas o recetar medicamentos si los síntomas no mejoran después de hacer cambios en el estilo de vida.

Los médicos podrían referir al bebé a un gastroenterólogo pediátrico para que diagnostique y trate la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Pediatra examinando a un bebé.En la mayoría de los casos, los médicos diagnostican el reflujo gástrico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico revisando los síntomas y la historia clínica del bebé.

¿Qué pruebas usan los médicos para diagnosticar la enfermedad por reflujo gastroesofágico en bebés?

Los médicos pueden solicitar las siguientes pruebas para ayudar a diagnosticar la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Podrían solicitar pruebas adicionales para detectar problemas de salud distintos a la enfermedad por reflujo gastroesofágico que podrían estar causando los síntomas del bebé.

Endoscopia de la parte superior del aparato digestivo

La endoscopia de la parte superior del aparato digestivo es un procedimiento que hace el médico con un endoscopio, un tubo flexible con una cámara, para ver el revestimiento de la parte superior del aparato digestivo, que incluye el esófago, el estómago y el duodeno. Durante una endoscopia de la parte superior del aparato digestivo, el médico podría obtener biopsias pasando un instrumento a través del endoscopio para tomar pequeñas muestras de tejido del revestimiento del esófago. Un patólogo examinará el tejido bajo el microscopio. Los médicos podrían ordenar una endoscopia de la parte superior del aparato digestivo para detectar otros problemas distintos a la enfermedad por reflujo gastroesofágico o complicaciones de esta.

Monitoreo del pH esofágico

El monitoreo del pH esofágico puede detectar el reflujo gástrico en el esófago. Los profesionales de la salud a veces combinan esta prueba con una prueba de monitoreo de la impedancia, que puede detectar reflujo no gástrico durante el mismo procedimiento.

Para hacer la prueba, un profesional de la salud pasa un extremo de un catéter, un tubo delgado y flexible, a través de la nariz hasta el esófago. El catéter está conectado a un monitor. Durante el monitoreo, se le pide al padre o cuidador del bebé que lleve un registro con información de la dieta, el sueño y los síntomas del bebé.

Los médicos podrían pedir esta prueba para ver cómo la dieta, el sueño y los síntomas están relacionados con el reflujo en el esófago. Los médicos también podrían pedir esta prueba para determinar si los medicamentos para la enfermedad por reflujo gastroesofágico están funcionando.

Tránsito de la parte superior del aparato digestivo

Un tránsito de la parte superior del aparato digestivo es un procedimiento en el que el médico usa radiografías y un líquido calcáreo conocido como bario para ver la parte superior del aparato digestivo. Los médicos podrían solicitar esta prueba para detectar problemas, como problemas anatómicos en la parte superior del aparato digestivo, que podrían estar causando o empeorando los síntomas.

Tratamiento

¿Cómo tratan los médicos el reflujo gastroesofágico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico en bebés?

La mayoría de los bebés con reflujo gastroesofágico no necesitan tratamiento. Los síntomas del reflujo gastroesofágico generalmente mejoran por sí solos cuando el niño tiene entre 12 y 14 meses de nacido.6 Dependiendo de la edad y los síntomas del bebé, los médicos podrían recomendar cambios en el estilo de vida para tratar los síntomas del reflujo gastroesofágico o de la enfermedad por reflujo gastroesofágico. En algunos casos, podrían recomendar además medicamentos o cirugía.

Cambios en el estilo de vida

Los médicos podrían recomendar cambios en el estilo de vida para ayudar a mejorar los síntomas del reflujo gastroesofágico y de la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Por ejemplo, un médico puede recomendar que se:

Padre con el bebé en brazos hablando con una pediatra.Los médicos podrían recomendar cambios en el estilo de vida para los bebés con reflujo gastroesofágico o enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Medicamentos

Los médicos podrían recomendar medicamentos, generalmente inhibidores de la bomba de protones (IBP) o antagonistas H2, si el bebé tiene esofagitis o tiene síntomas molestos de la enfermedad por reflujo gastroesofágico que no mejoran después de hacer cambios en el estilo de vida. No se le deben dar medicamentos a los bebés a menos que lo indique un médico.

Los inhibidores de bomba de protones y los antagonistas H2 reducen la cantidad de ácido que produce el estómago. Los médicos recetan estos medicamentos para mejorar los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico y curar el revestimiento del esófago. Los bebés que toman estos medicamentos podrían tener una mayor probabilidad de experimentar ciertos tipos de infecciones. Se debe consultar con el pediatra del bebé sobre los riesgos y beneficios de estos medicamentos.

Cirugía

Los médicos no suelen recomendar la cirugía para tratar la enfermedad por reflujo gastroesofágico en bebés. Los médicos podrían recomendar la cirugía si los síntomas del bebé son graves y otros tratamientos no ayudan o si el bebé tiene complicaciones graves de la enfermedad por reflujo gastroesofágico. En algunos casos, los bebés podrían necesitar cirugía para tratar la enfermedad por reflujo gastroesofágico más adelante durante la infancia.

Bibliografía

Alimentación, dieta y nutrición

¿Qué cambios en la dieta podrían mejorar los síntomas del reflujo gastroesofágico o de la enfermedad por reflujo gastroesofágico en bebés?

Se debe consultar con el médico antes de cambiar la dieta del bebé para intentar tratar los síntomas del reflujo gastroesofágico o de la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Dependiendo de la edad y los síntomas del bebé, el médico podría recomendar que se:

  • evite la sobrealimentación o se le den comidas más pequeñas y con más frecuencia. Se deben seguir las indicaciones del médico para asegurar que el bebé reciba la cantidad correcta de comida todos los días.
  • alimente al bebé con alimentos más espesos. El médico del bebé podría recomendar agregar cereal a la fórmula (leche en polvo para bebés) o a la leche materna almacenada para espesarlas. No se debe cambiar la comida del bebé a menos que el médico lo indique.
  • elimine la proteína de la leche de vaca de la dieta del bebé. Los síntomas de la alergia a la proteína de la leche de vaca son similares a los síntomas del reflujo gastroesofágico y de la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Para los bebés que se alimentan con fórmula, los médicos podrían recomendar probar una fórmula especial, conocida como fórmula con proteína hidrolizada, durante 2 a 4 semanas.8 Para los bebés que se alimentan con leche materna, los médicos podrían recomendar que las madres cambien su dieta para evitar la proteína de la leche de vaca.

Los médicos podrían recomendar cambios adicionales en la dieta para los bebés que aumentan poco de peso a causa de la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Por ejemplo, podrían recomendar una fórmula con alto contenido calórico o alimentar al bebé a través de una sonda, un tubo delgado y flexible que transporta alimentos líquidos al estómago o al intestino delgado.

Madre alimentando al bebé con un biberón.Los médicos podrían recomendar cambiar la dieta del bebé para ayudar a tratar el reflujo gastroesofágico o la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Bibliografía

Ensayos clínicos

En esta sección:

El NIDDK realiza y respalda ensayos clínicos de muchas enfermedades y afecciones, incluidas las enfermedades digestivas. Los ensayos clínicos buscan nuevas formas de prevenir, detectar o tratar enfermedades y mejorar la calidad de vida de las personas.

¿Por qué son importantes los ensayos clínicos con niños?

Los niños responden a los medicamentos y tratamientos de manera distinta a los adultos. La forma de obtener los mejores tratamientos para los niños es a través de investigaciones diseñadas específicamente para ellos.

Ya hemos logrado grandes avances en la mejora de los resultados de salud de los niños a través de ensayos clínicos y otros tipos de estudios clínicos (en inglés). Las vacunas, los tratamientos para niños con cáncer y las intervenciones médicas para bebés prematuros son solo algunos ejemplos de cómo estas investigaciones dirigidas pueden ayudar. Sin embargo, todavía tenemos muchos interrogantes por aclarar y más niños esperando beneficiarse.

Los datos recopilados de ensayos y estudios con niños ayudan a los médicos e investigadores a:

  • determinar la mejor dosis de los medicamentos para niños
  • encontrar tratamientos para enfermedades que solo afectan a los niños
  • tratar afecciones que se comportan de manera distinta en los niños que en los adultos
  • comprender las diferencias en los niños a medida que crecen

¿Cómo decido si un ensayo clínico es adecuado para el niño?

Entendemos que tiene muchas preguntas, desea sopesar las ventajas y las desventajas y necesita informarse tanto como sea posible. La decisión de inscribirse en un estudio puede cambiar su vida y la del niño. Dependiendo del resultado del estudio, el niño podría encontrar alivio de su afección, no ver ningún beneficio o ayudar a mejorar la salud de las generaciones futuras.

Considere lo que se esperaría. ¿Cuál podría ser el beneficio o daño potencial? ¿Habría que viajar? ¿Está mi niño lo suficientemente bien como para participar? Los padres o tutores deben dar su permiso o consentimiento para que los bebés se integren a un estudio. Al final, ninguna elección es correcta o incorrecta. Su decisión se basa en lo que es mejor para el niño.

Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) se comprometen a garantizar que usted obtenga toda la información que necesita para sentirse cómodo y tomar decisiones informadas. La seguridad de los niños sigue siendo la máxima prioridad para todos los estudios de investigación de los NIH. Para obtener más recursos que le ayuden a decidir si los ensayos clínicos son adecuados para el niño, visite Los ensayos clínicos y usted: padres y niños (en inglés).

¿Qué aspectos del reflujo gastroesofágico (RGE) y de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) se están estudiando en niños?

Los investigadores estudian muchos aspectos del reflujo gastroesofágico (RGE) y de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) en bebés, incluidos nuevos o mejores tratamientos.

Mire un video del Dr. Griffin P. Rodgers, director del NIDDK, que explica la importancia de participar en los ensayos clínicos.

¿Qué estudios clínicos para el reflujo gastroesofágico (RGE) y la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) están disponibles para niños participantes?

En www.ClinicalTrials.gov (en inglés) puede encontrar estudios clínicos sobre el reflujo gastroesofágico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico en bebés. Además de buscar los estudios patrocinados por el gobierno federal, puede ampliar o reducir su búsqueda para incluir estudios clínicos de la industria, universidades e individuos; sin embargo, los NIH no revisan estos estudios ni pueden garantizar que sean seguros. Si encuentra un ensayo que crea que pueda ser adecuado para su niño, consulte con el médico del niño sobre cómo inscribirse.

Última revisión Noviembre de 2020
Compartir esta página
Facebook Twitter Correo electrónico WhatsApp LinkedIn Reddit Pinterest

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK quisiera agradecer a:
Carlo Di Lorenzo, M.D., Nationwide Children's Hospital