Reflujo gástrico (RGE y ERGE) en niños

Volver a la página de resumen

Definición y hechos

En esta sección:

¿Qué es el reflujo gastroesofágico?

El reflujo gastroesofágico (RGE) se presenta cuando el contenido del estómago se devuelve al esófago. Muchas personas, incluidos los niños entre 1 y 18 años, tienen reflujo gastroesofágico de vez en cuando. El reflujo gastroesofágico a menudo ocurre sin causar síntomas; sin embargo, en algunos casos, podría causar:

  • acidez, también conocida como indigestión gástrica
  • regurgitación o contenido del estómago que sube por el esófago y llega a la garganta o la boca

¿Se conoce el reflujo gastroesofágico por otro nombre?

Los médicos también se refieren al reflujo gastroesofágico como:

  • indigestión gástrica
  • reflujo gástrico
  • regurgitación gástrica
  • acidez
  • reflujo

¿Cuán común es el reflujo gastroesofágico en niños?

Tener reflujo gastroesofágico de vez en cuando es común.

¿Qué es la enfermedad por reflujo gastroesofágico?

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es una afección más grave y duradera en la cual, con el tiempo, el reflujo gastroesofágico causa síntomas repetidos molestos o complicaciones. Los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños mayores y adolescentes podrían ser similares a los síntomas de enfermedad por reflujo gastroesofágico en adultos. Sin embargo, las señales y los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños más pequeños podrían ser diferentes.

Si una persona cree que su niño tiene enfermedad por reflujo gastroesofágico, debe llevarlo a consulta con un médico general o un pediatra.

Madre con su hijo en brazos mientras un pediatra escucha el corazón del niño con un estetoscopio.Si una persona cree que su niño tiene enfermedad por reflujo gastroesofágico, debe llevarlo a consulta con el médico.

¿Cuán común es la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños?

Pocos estudios grandes han examinado cuán común es la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños. Las investigaciones sugieren que alrededor del 10 por ciento de los niños podrían presentar síntomas de enfermedad por reflujo gastroesofágico al menos una vez a la semana.1 Las investigaciones sugieren también que la enfermedad por reflujo gastroesofágico es más común entre los niños mayores de 10 años que entre los niños más pequeños.1

¿Cuáles niños tienen más probabilidad de desarrollar la enfermedad por reflujo gastroesofágico?

Cualquier niño puede desarrollar la enfermedad por reflujo gastroesofágico. La enfermedad por reflujo gastroesofágico es más común en niños que tienen sobrepeso, presentan obesidad o tienen un tamaño grande de cintura. Los niños con ciertas afecciones de salud que afectan el esófago, el sistema nervioso o los pulmones también son más propensos a desarrollar la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

¿Cuáles son las complicaciones de la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños?

A veces, si se deja sin tratar, con el tiempo la enfermedad puede causar complicaciones graves. Un pediatra debe monitorear a los niños con enfermedad por reflujo gastroesofágico para prevenir o tratar problemas a largo plazo, como esofagitis, estenosis esofágica y esófago de Barrett (en inglés), así como complicaciones fuera del esófago.

Esofagitis

La esofagitis es la inflamación del esófago. La esofagitis podría causar úlceras en el revestimiento del esófago y sangrado. La esofagitis crónica aumenta la probabilidad de desarrollar estenosis esofágica y esófago de Barrett.

Estenosis esofágica

Se presenta una estenosis esofágica cuando el esófago se estrecha demasiado. Las estenosis esofágicas pueden causar problemas para tragar.

Esófago de Barrett

La enfermedad por reflujo gastroesofágico puede a veces causar esófago de Barrett, una afección en la que un tejido parecido al revestimiento del intestino reemplaza el tejido que recubre el esófago. Un pequeño número de personas con esófago de Barrett desarrollan un tipo de cáncer conocido como adenocarcinoma esofágico.

Complicaciones fuera del esófago

Algunos niños con enfermedad por reflujo gastroesofágico también tienen complicaciones en la boca, la garganta o los pulmones. Estas complicaciones podrían incluir:

  • asma
  • tos crónica
  • ronquera
  • laringitis, es decir, inflamación de la caja laríngea que puede causar pérdida de voz a corto plazo
  • neumonía que se repite
  • desgaste del esmalte dental
  • sibilancias, es decir, un silbido agudo que se produce al respirar

Bibliografía

Síntomas y causas

¿Cuáles son los síntomas del reflujo gastroesofágico y de la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños?

Los síntomas del reflujo gastroesofágico y de la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños varían según la edad. Los síntomas del reflujo gastroesofágico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños mayores y adolescentes podrían ser similares a los síntomas en adultos. Los síntomas en los niños pequeños podrían ser más similares a los observados en bebés.

El reflujo gastroesofágico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico comúnmente causan síntomas como:

  • acidez, una sensación dolorosa y ardiente en la mitad del pecho, detrás del esternón, que se eleva de la punta inferior del esternón hacia la garganta. La acidez es más común en niños mayores y adolescentes que en niños pequeños.
  • regurgitación o el contenido del estómago que se devuelve a través del esófago y llega a la garganta o la boca, lo que podría hacer que el niño sienta el sabor de la comida o del ácido gástrico. Podría presentar vómito junto con la regurgitación.

Sin embargo, no todos los niños con reflujo gastroesofágico o enfermedad por reflujo gastroesofágico tienen acidez o regurgitación. Otros síntomas podrían incluir:

Una niña tosiendo.Los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico podrían incluir tos.

En los niños que son muy pequeños y no pueden describir bien sus síntomas, los padres pueden notar señales de reflujo gastroesofágico o enfermedad por reflujo gastroesofágico como:

  • arqueamiento de la espalda y movimientos anormales del cuello y el mentón
  • irritabilidad o llanto más de lo habitual
  • inapetencia o negarse a comer
  • crecimiento deficiente, adelgazamiento o aumento de peso por debajo de lo esperado

Consulte con un médico de inmediato si el niño presenta señales o síntomas que podrían estar relacionados con un problema de salud grave que no sea la enfermedad por reflujo gastroesofágico o una complicación de esta enfermedad. Por ejemplo:

  • dificultad para respirar
  • dificultad o dolor al tragar
  • rechazo de la comida repetidamente, lo que provoca adelgazamiento o un crecimiento deficiente
  • señales de hemorragia en el tubo digestivo, como:
    • vómito que contiene sangre o parece granos de café
    • sangrado rectal o heces que contienen sangre
  • señales de deshidratación, como llorar sin lágrimas
  • vómito
    • en grandes cantidades
    • por lo general con mucha fuerza, también conocido como vómito en proyectil
    • con bilis, lo que hace que el vómito sea de color verde o amarillo

¿Qué causa el reflujo gastroesofágico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños?

Con mucha frecuencia, el esfínter esofágico inferior y el diafragma previenen el reflujo gastroesofágico, que se presenta cuando el contenido del estómago se devuelve al esófago. Sin embargo, tener reflujo gastroesofágico de vez en cuando es común.

La enfermedad por reflujo gastroesofágico podría presentarse si el esfínter esofágico inferior se debilita o se relaja cuando no debería, lo que podría ocurrir por:

  • tener sobrepeso, presentar obesidad o tener un tamaño de cintura grande
  • inhalar humo de segunda mano
  • factores que son más comunes en los adolescentes, como fumar o el embarazo

Los niños tienen más probabilidad de presentar enfermedad por reflujo gastroesofágico si tienen afecciones que afectan la parte superior del aparato digestivo, que incluyen:

  • afecciones que afectan el sistema nervioso, como parálisis cerebral
  • afecciones que afectan los pulmones, como fibrosis quística (en inglés)
  • hernia hiatal, una afección en la cual la abertura en el diafragma permite que la parte superior del estómago se desplace hacia el pecho
  • cirugía previa para corregir la atresia esofágica (en inglés), un tipo de defecto de nacimiento

Algunos medicamentos pueden causar o empeorar los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Se debe consultar con el pediatra del niño sobre los medicamentos que toma y si esos medicamentos podrían influir en la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Diagnóstico

¿Cómo diagnostican los médicos el reflujo gastroesofágico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños?

En la mayoría de los casos, para diagnosticar el reflujo gastroesofágico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico los médicos revisan los síntomas y la historia clínica del niño. Si los síntomas sugieren que el niño tiene la enfermedad por reflujo gastroesofágico, los médicos podrían recomendarle tratamiento con cambios en su estilo de vida o medicamentos, en lugar de hacerle pruebas.

Los médicos podrían recomendar pruebas clínicas si los síntomas sugieren que el niño podría tener un problema de salud distinto a la enfermedad por reflujo gastroesofágico o una complicación de la misma. Si los síntomas no mejoran con los cambios en el estilo de vida y los medicamentos, los médicos podrían recomendar que le hagan unas pruebas.

Los médicos pueden derivar al niño a un gastroenterólogo pediátrico para diagnosticar y tratar la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Médico hablando con un paciente adolescenteEn la mayoría de los casos, los médicos diagnostican el reflujo gástrico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico revisando los síntomas y la historia clínica del niño.

¿Qué pruebas usan los médicos para diagnosticar la enfermedad por reflujo gastroesofágico?

El médico podría ordenarle al niño una o más de las siguientes pruebas para ayudar a diagnosticar la enfermedad por reflujo gastroesofágico y detectar otros problemas de salud.

Endoscopia de la parte superior del aparato digestivo

La endoscopia de la parte superior del aparato digestivo es un procedimiento que hace el médico con un endoscopio (un tubo flexible con una cámara) para ver el revestimiento de la parte superior del aparato digestivo, que incluye el esófago, el estómago y el duodeno. Durante este tipo de endoscopia, el médico podría obtener biopsias pasando un instrumento a través del endoscopio para tomar pequeñas muestras de tejido del revestimiento del esófago. Un patólogo examinará el tejido con un microscopio. Los médicos podrían ordenar una endoscopia de la parte superior del aparato digestivo para detectar otros problemas distintos a la enfermedad por reflujo gastroesofágico o complicaciones de la misma.

Monitoreo del pH esofágico

El monitoreo del pH esofágico es la forma más precisa de detectar el ácido gástrico en el esófago. Dos tipos de monitoreo del pH esofágico son:

  • monitoreo con catéter, en el que un profesional de la salud pasa un extremo de un catéter (un tubo delgado y flexible) a través de la nariz hasta el esófago para medir el reflujo gástrico. Los profesionales de la salud a veces combinan esta prueba con una prueba de monitoreo de la impedancia, que puede detectar reflujo no gástrico durante el mismo procedimiento.
  • monitoreo con cápsula, en el que un profesional de la salud usa un endoscopio para colocar una pequeña cápsula inalámbrica en el revestimiento del esófago para medir el reflujo gástrico.

El niño usa un monitor que recibe información del catéter o la cápsula. Durante el monitoreo del pH esofágico, el padre o cuidador lleva un registro de la dieta, el sueño y los síntomas del niño. El médico usará esta información para determinar cómo la dieta, el sueño y los síntomas están relacionados con el reflujo en el esófago. Los médicos podrían ordenar esta prueba para confirmar el diagnóstico de enfermedad por reflujo gastroesofágico o para determinar si los tratamientos están funcionando.

Tránsito de la parte superior del aparato digestivo

Un tránsito de la parte superior del aparato digestivo es un procedimiento en el que el médico usa radiografías y un líquido calcáreo conocido como bario para ver la parte superior del aparato digestivo. Los médicos pueden solicitar esta prueba para detectar problemas, como problemas anatómicos en la parte superior del aparato digestivo, que podrían estar causando o empeorando los síntomas.

Tratamiento

¿Cómo tratan los médicos el reflujo gastroesofágico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños?

Para tratar el reflujo gastroesofágico o la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños, los médicos podrían recomendar cambios en el estilo de vida o medicamentos. En algunos casos, podrían recomendar una cirugía.

Cambios en el estilo de vida

Los médicos podrían recomendar cambios en el estilo de vida para reducir los síntomas del reflujo gastroesofágico (RGE) y de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). Las investigaciones indican que ciertos cambios en el estilo de vida mejoran los síntomas de esta enfermedad en adultos; sin embargo, los estudios en niños son limitados.

Los cambios en el estilo de vida que recomienda el médico podrían depender de la edad y los síntomas del niño. Por ejemplo, los médicos podrían recomendar que los niños con enfermedad por reflujo gastroesofágico:

  • duerman con la cabeza elevada o duerman sobre el lado izquierdo
  • eviten comer justo antes de recostarse o acostarse
  • cambien sus hábitos alimenticios o dieta
  • eviten el humo de segunda mano o, si fuman, dejen de fumar
Madre acostando a su hija. La niña está acostada sobre su lado izquierdo.Los médicos podrían recomendar que los niños con enfermedad por reflujo gastroesofágico duerman sobre el lado izquierdo.

Medicamentos

Si los cambios en el estilo de vida no alivian los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico, el pediatra del niño podría recetarle medicamentos. Algunos medicamentos para la enfermedad por reflujo gastroesofágico están disponibles sin necesidad de receta médica. No se deben usar medicamentos de venta libre o que requieran receta médica para tratar la enfermedad por reflujo gastroesofágico del niño a menos que lo indique el pediatra.

Inhibidores de bomba de protones. Los inhibidores de bomba de protones reducen la cantidad de ácido que produce el estómago. Los inhibidores de bomba de protones son mejores para tratar los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico y curar el revestimiento del esófago que otros medicamentos, como los antagonistas H2. Los médicos suelen recetar inhibidores de bomba de protones para tratar la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños durante 4 a 8 semanas.2 En algunos casos, los médicos podrían recetar estos inhibidores para tratamientos a largo plazo.

Por lo general, los inhibidores de bomba de protones son seguros y eficaces. Los efectos secundarios podrían incluir diarrea, dolor de cabeza o malestar estomacal. Los inhibidores de bomba de protones podrían aumentar la probabilidad de contraer ciertos tipos de infecciones. Los expertos todavía están estudiando los efectos de tomar estos inhibidores durante mucho tiempo o en dosis altas. Se debe consultar con el pediatra del niño sobre los riesgos y beneficios de tomarlos.

Antagonistas H2. Los antagonistas H2 reducen la cantidad de ácido que produce el estómago. Los antagonistas H2 pueden ayudar a sanar el esófago, pero no tan bien como lo hacen los inhibidores de bomba de protones. Los antagonistas H2 podrían causar efectos secundarios, como dolor abdominal, diarrea y dolor de cabeza, y aumentar la probabilidad de contraer ciertos tipos de infecciones.

Antiácidos. En algunos casos, los médicos podrían recomendar el uso a corto plazo de antiácidos para aliviar los síntomas leves de reflujo gastroesofágico y de la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños mayores o adolescentes. Estos medicamentos pueden tener efectos secundarios, como diarrea o estreñimiento. Los médicos no recomiendan el uso prolongado de antiácidos, que podrían causar problemas de salud graves.

Otros medicamentos. Si los inhibidores de bomba de protones, los antagonistas H2 y los antiácidos no mejoran los síntomas del niño, el médico podría recomendar otros medicamentos.

Cirugía

Los médicos podrían recomendar cirugía para tratar la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños si los medicamentos y los cambios en el estilo de vida no mejoran los síntomas o si se presentan complicaciones graves de la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Es más probable que los niños desarrollen complicaciones por la cirugía que por los medicamentos.

La funduplicatura es la cirugía más común para tratar la enfermedad por reflujo gastroesofágico. En la mayoría de los casos, conduce a una mejora a largo plazo de los síntomas. Los cirujanos suelen realizar la funduplicatura como cirugía laparoscópica, haciendo pequeños cortes en el abdomen e insertando herramientas especiales para hacer la operación. La funduplicatura laparoscópica deja varias cicatrices pequeñas. Durante el procedimiento, los cirujanos cosen la parte superior del estómago alrededor del extremo del esófago, lo que agrega presión al esfínter esofágico inferior y ayuda a reducir el reflujo.

Bibliografía

Alimentación, dieta y nutrición

¿Cómo pueden los cambios en los hábitos alimenticios mejorar los síntomas del reflujo gastroesofágico o la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños?

Para los niños que tienen síntomas de reflujo gastroesofágico o enfermedad de reflujo gastroesofágico por la noche o mientras están acostados, los médicos podrían sugerir que eviten comer algunas horas antes de recostarse o acostarse.

El sobrepeso o la obesidad pueden aumentar la probabilidad de que un niño tenga reflujo gastroesofágico o enfermedad por reflujo gastroesofágico. Si el peso del niño es motivo de preocupación, se debe consultar con su pediatra. El médico puede revisar la salud y el crecimiento general del niño y decir si sería útil un control del peso. No se debe poner al niño en una dieta para adelgazar a menos que el pediatra lo indique.

Joven buscando algo en la nevera tarde en la nocheLos médicos podrían sugerir que los niños con enfermedad por reflujo gastroesofágico eviten comer justo antes de acostarse.

¿Qué debe evitar comer o beber un niño con enfermedad por reflujo gastroesofágico?

Algunos niños que tienen la enfermedad por reflujo gastroesofágico encuentran que ciertos alimentos o bebidas desencadenan o empeoran los síntomas. Se debe consultar con el médico sobre cualquier alimento o bebida que parezca aumentar los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico. El médico podría recomendar reducir o evitar ciertos alimentos o bebidas para ver si los síntomas mejoran.

Ensayos clínicos

En esta sección:

El NIDDK realiza y respalda ensayos clínicos de muchas enfermedades y afecciones, incluidas las enfermedades digestivas. Los ensayos clínicos buscan nuevas formas de prevenir, detectar o tratar enfermedades y mejorar la calidad de vida de las personas.

¿Por qué son importantes los ensayos clínicos con niños?

Los niños responden a los medicamentos y tratamientos de manera diferente a los adultos. La forma de obtener los mejores tratamientos para los niños es a través de investigaciones diseñadas específicamente para ellos.

Ya hemos logrado grandes avances en la mejora de los resultados de salud de los niños a través de ensayos clínicos y otros tipos de estudios clínicos (en inglés). Las vacunas, los tratamientos para niños con cáncer y las intervenciones para bebés prematuros son solo algunos ejemplos de cómo estas investigaciones dirigidas pueden ayudar. Sin embargo, todavía tenemos muchos interrogantes por aclarar y más niños esperando beneficiarse.

Los datos recopilados de ensayos y estudios con niños ayudan a los médicos e investigadores a:

  • determinar la mejor dosis de los medicamentos para niños
  • encontrar tratamientos para enfermedades que solo afectan a los niños
  • tratar afecciones que se comportan de manera diferente en los niños que en los adultos
  • comprender las diferencias en los niños a medida que crecen

¿Cómo decido si un ensayo clínico es adecuado para el niño?

Entendemos que tiene muchas preguntas, desea sopesar las ventajas y desventajas, y necesita informarse tanto como sea posible. La decisión de inscribirse en un estudio puede cambiar su vida y la del niño. Dependiendo del resultado del estudio, el niño podría encontrar alivio de su afección, no ver ningún beneficio o ayudar a mejorar la salud de las futuras generaciones.

Hable con el niño y considere lo que se esperaría. ¿Cuál podría ser el beneficio o daño potencial? ¿Habría que viajar? ¿Está el niño lo suficientemente bien como para participar? Si bien los padres o tutores deben dar su permiso o consentimiento para que los niños se integren a un estudio, los niños también deben estar de acuerdo en participar, si les es posible (verbalmente). Al final, ninguna elección es correcta o incorrecta. Su decisión se basa en lo que es mejor para el niño.

Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) se comprometen a garantizar que usted obtenga toda la información que necesita para sentirse cómodo y tomar decisiones informadas. La seguridad de los niños sigue siendo la máxima prioridad para todos los estudios de investigación de los NIH. Para obtener más recursos que le ayuden a decidir si los ensayos clínicos son adecuados para el niño, visite Los ensayos clínicos y usted: padres y niños (en inglés).

¿Qué aspectos del reflujo gastroesofágico (RGE) y de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) se están estudiando en niños?

Los investigadores estudian muchos aspectos del reflujo gastroesofágico (RGE) y la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), incluidos nuevos tratamientos para estas afecciones en niños.

Mire un video del Dr. Griffin P. Rodgers, director del NIDDK, que explica la importancia de participar en los ensayos clínicos.

¿Qué estudios clínicos para el reflujo gastroesofágico (RGE) y la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) están disponibles para niños participantes?

En www.ClinicalTrials.gov (en inglés) puede ver una lista filtrada de estudios clínicos sobre el reflujo gastroesofágico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños financiados por el gobierno federal que están abiertos y reclutando participantes. Puede ampliar o reducir la lista para incluir estudios clínicos de la industria, universidades e individuos; sin embargo, los NIH no revisan estos estudios ni pueden garantizar que sean seguros. Si encuentra un ensayo que crea que pueda ser adecuado para su niño, consulte con el médico del niño sobre cómo inscribirse.

Última revisión Noviembre de 2020
Compartir esta página
Facebook Twitter Correo electrónico WhatsApp LinkedIn Reddit Pinterest

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK quisiera agradecer a:
Carlo Di Lorenzo, M.D., Nationwide Children's Hospital